Menú

Portada
Introducción
Bolero
Cha-cha-cha
Fox-Trot
Mambo
Merengue
Pasodoble
Polca
Rumba
Salsa
Samba
Swing-Rock
Tango
Vals


EL VALS

El vals es la danza madre de todos los bailes de salón y el más elegante de todos ellos. Es imposible sustraerse a su encanto que trasciende toda época y toda moda. Es un ritmo de tres tiempos en un compás y puede considerarse como el rey de los bailes modernos. No será un buen bailarín quien no domine la ejecución de esta bella danza.
Su origen no es claro, aunque parece provenir de las danzas germanas medievales, en especial de los Ländler austríacos, danza cuya música se encuentra en los libros de tabladuras de laúd del siglo XVII. Sin embargo, el inmediato precursor del vals es el "walzen" (girar) bailado por las clases populares del norte de Alemania. En el siglo XVIII el vals se introdujo en la ópera y en el ballet, antes de entrar en los salones de la alta sociedad. Como tal, el vals ya se bailaba en la juventud de Goethe, como prueba la maravillosa descripción que hace en Werther:"...Volar con ella como torbellino que presagia la tempestad...".
Pero es a partir de 1810 cuando el vals se impone y es en la Viena de Sissí y Francisco José donde el vals encuentra definitivamente su capital, y en los Strauss sus más famosos compositores. La fama de los valses de los Srauss, llenos de románticos y seductores acentos fue tan grande que incluso en España, tan alejada de las corrientes artísticas europeas, se interpretan en los conciertos.
En 1867, los editores vieneses enviaron a nuestro país más de un millón de ejemplares de "El bello Danubio azul", impresionante creación que todas las orquestas de Viena tocaron al paso del féretro de Johann Strauss.
Lo encontramos también en auge en inglaterra desde las primeras décadas del siglo XIX, procedente de la corte rusa donde se bailaba con vestuario oriental, con vestimentas cargadas de velos y con una sensualidad que en el ambiente inglés se vió muy moderada y recortada.
Tras la Primera Guerra mundial, cambiaron los habitos y costumbres y empezó a notarse la influencia de los movimientos provenientes de Estados Unidos, desplazandose el centro de la música ligera de Viena a Berlín. En 1910 se hizo muy popular el termino inglés "english waltz", que se bailaba deslizándose sobre la pista y alcanzando gran popularidad en todas las clases sociales, y se conoce como vals lento o inglés.
Hablar del vals es hablar de Viena, pues durante tres siglos el vals a dominado la vida social y musical de esta ciudad. Los mejores valses se crearon en los suburbios de Viena, al pié de los bosques, donde los vieneses se sentaban a escuchar música interpretada por sus propias bandas. Los grandes valses contienen todas las emociones universales: amor, pasión, sufrimiento, tristeza, resignación y esperanza, por eso fue tan grande su popularidad.

Escuchar "Bombones de Viena" (Gran Orquesta vienesa)